CONSEJOS BASICOS PARA UN CORRECTO CUIDADO DE LOS PIES


Mantenga unos niveles de glucosa correctos.

Lave diariamente los pies con jabòn suave y agua templada.

Sèquelos cuidadosamente sin frotar y entre los dedos. 







Mantenga la piel hidratada aplicando una crema.

Evite el exceso de transpiraciòn.

No utilice instrumentos cortantes o punzantes para eliminar

durezas o callos, ni productos agresivos o callicidas.

No camine descalzo.    

Lleve los zapatos nuevos una o dos horas al principio y revise

si aparece alguna rozadura. Son preferibles los zapatos con

cordones o velcro. Nunca comprima los dedos y el tacòn tiene

que ser bajo. No use zapatos sin calcetines o medias.

No se exponga a calor o frio excesivos. Examine cuidadosamente

los pies cada dia en busca de heridas, rozaduras o cambios de color.