El paso del tiempo y las agresiones no corregidas hacen que los pies de la gente mayor requieran una cuidadosa atención para mantener la movilidad